El verdadero alcance de la libertad

La mayoría de personas sueñan y desean ser libres, sin embargo, por mucho que lo deseemos con el tiempo nos vamos dando cuenta que no solamente es necesario soñar en ser libre, sino que se necesita mucho más valor y el simple deseo para hacer lo que verdaderamente uno desea hacer, en formas, en el tiempo y gestionando la libertad con toda su “libertad”.

Debido a nuestra naturaleza como criaturas cuya expresividad completa se encuentra alrededor de nuestra libertad, la libertad, podríamos decir, es el resultado de lo que ya no haces y que implica autodisciplina. La autodisciplina es el atributo más importante para obtener la máxima libertad.

El verdadero alcance de la libertad

Autodisciplina, sinónimo de libertad.

Los beneficios a largo plazo de la autodisciplina son, tal vez, desconocidos por la mayoría y esta es la razón por la que muchos no se comprometen con el momento y lo soportan, para que puedan volverse más fuertes y sabios. En su lugar, buscan atajos, que solo los dirigen en círculos cortos de felicidad, solo para enredarnos mucho más tarde. Cuando esto sucede, comienzan a clamar por la libertad y cuando la libertad sigue siendo evasiva, tienden a propagar que la libertad es inalcanzable en nuestros entornos sociales actuales.

La autodisciplina sigue siendo el único precio que se paga por el premio de la libertad en el futuro. Es el arma secreta para la mejora y la mejor manera de apreciar tu verdadera imagen de ti mismo.

La importancia de la confianza en el logro de la libertad.

La importancia de la confianza en el logro de la libertad.

Una autoimagen ideal es una parte vital de ser fiel a uno mismo y al logro de la libertad, que en este sentido no es la libertad física sino la de la mente. Por lo tanto, la responsabilidad recae en el individuo para confiar solo en ellos mismos y para mantener a todas las demás personas en la misma escala, al tiempo que da lugar a diversas deficiencias propensas al hombre.

La autoaceptación no puede lograrse sin una autoimagen positiva y verdadera, y la libertad nunca se puede lograr sin una autoimagen verdadera y una autoaceptación como pilares en los que confiar.

Se reduce a las elecciones que hacemos y para qué fines y/o finalidades tomamos en mente. Cuando entramos en una zona de confort, a menudo nos ilusionamos creyendo que es humildad cuando no superamos a los demás. Como resultado, elegimos tareas que sabemos que nos plantean algunas dificultades, de modo que podamos parecer falibles como otros y en el proceso, tratamos de construir nuestra confianza en tareas que nunca serán beneficiosas para nosotros.

La mejor apuesta para la verdadera libertad, es tomar decisiones que mejoren nuestras habilidades hasta alcanzar la mayor altura posible.

La libertad es el resultado de lo que ya no haces.

La libertad es el resultado de lo que ya no haces.

El cambio no es fácil, un camino angosto, seguramente con recaídas. Pero tienes a un amigo que estará a tu lado sin importar cuánto demore.
¿Cuánta libertad puedes otorgarte? ¿Quieres hacer lo que quieres hacer cuando quieres hacerlo, a tu manera y a tu propio ritmo? Trabaja con personas que tienen los mismos valores. Más que nada, tomas decisiones que le dan sentido y propósito a tu vida.

Este nivel de libertad requiere conciencia y autodisciplina, llegar a la capacidad de detener lo que estás haciendo y que no funciona.

Tu amigo mas confiable para la libertad. La autodisciplina.

Tu amigo mas confiable para la libertad. La autodisciplina.

La autodisciplina no es glamorosa, pero es el amigo en el que puedes confiar cuando la vida se pone difícil. En lugar de evitar problemas, a la autodisciplina le gusta llegar al fondo de ellos, ya que así es como crece fuerte y sabio.
Independientemente de lo que sufras, soportes, ves, escuchas, sientes y deseas, cada acto de maldad y bondad que experimentas, la autodisciplina está ahí para que te conviertas en la persona resistente a la que estabas diseñado para ser. Cuanto más auto disciplinado eres, menos necesitas que te digan qué hacer. Solo hazlo, y si lo haces, hazlo bien.

La resistencia no es rival para la autodisciplina.

La resistencia no es rival para la autodisciplina.

Cuando conquistas la resistencia a los desafíos que te trae la vida (y esto puede llevar un tiempo), te das cuenta de que eres una persona más efectiva. Decidir ahorrar parte de tus ingresos e invertirlos en lugar de gastar lo que ganas; hacer ejercicio con regularidad; descansar cuando estés cansado y; comer solo cuando tienes hambre, autodisciplina.
No ceder a la presión de familiares y amigos para volver a la forma en que solías ser. No aceptar ninguna responsabilidad que no sea la tuya. No ignorar tus sentimientos y no culpar a los “enemigos”, sino verlos como aliados secretos que te obligan a mejorar.

Feliz para siempre.

En los cuentos de hadas, la autodisciplina es el príncipe

En los cuentos de hadas, la autodisciplina es el príncipe que busca a su princesa perdida, la encuentra, pero solo después de pasar pruebas difíciles. Las historias de siempre felices son eternamente relevantes porque describen el viaje para convertirse en un individuo, es decir, sin divisiones. Las bestias, los dragones y las brujas que se encuentran en el camino son partes de ti mismo que debes aceptar como propias para convertirte en una persona completa e integrada.

Rechazar o proyectar lo que no te gusta de ti te mantiene atado a una imagen de ti mismo idealizada, una fachada quebradiza que te aleja de ti y de otros. No verte claramente también te dificulta aceptar las críticas, ya que un buen crítico destruye la artificialidad. Dejar de lado las pretensiones cuando te enfrentas da miedo al principio, pero luego es liberador.

La proyección también incluye atribuir rasgos positivos a otros que te pertenecen. Crees que son leales cuando eres tú en quien se puede confiar. Entonces te decepcionas cuando te decepcionan. Aceptar tu confiabilidad, así como el momento en que no eras tan leal, hace que sea más fácil saber en quién confiar, lo que reduce las posibilidades de que te decepcionen.

Despertar del sueño autoimpuesto.

La Bella Durmiente es una historia sobre una niña que está maldita por el poder de la malvada bruja (el miedo a la crítica) alrededor de la pubertad. Ella duerme en su ataúd de vidrio hasta que el príncipe hacks a través de las malas hierbas y zarzas que rodean su castillo la despierta con el beso del verdadero amor y viven felices para siempre.

La historia es una metáfora del viaje hacia la autoaceptación. Esta ardua tarea generalmente comienza con el desarraigo de eventos que te obligan a conocerte mejor. Estas reversiones pueden ser accidentes, enfermedades o pérdidas que lo sacuden hasta la médula. Eres libre de resistir las señales que indican que el cambio está en marcha. Pero interpretado correctamente, la interrupción puede verse como la fuerza que te empuja a dejar de lado las ilusiones.

La reacción habitual a la pérdida de lo que crees que no puedes vivir sin él es el pánico, la desesperación y la depresión. Pero lo que lo pone de rodillas también puede elevarlo a alturas que no pudo alcanzar antes de la pérdida. Sin embargo, no lo sabrás hasta más tarde, a menudo mucho más tarde. Entonces estás tan aliviado de estar libre del pasado que bendices el evento. Este es un ejemplo de cómo el inconsciente “arregla” la pérdida cuando no se da cuenta de cuánto desea ser libre.

Una lista de no hacer.

Haz una lista de lo que necesitas dejar de hacer. Estas son las elecciones que siempre terminan en fracaso. Este ejercicio no es para avergonzarse, sino para comprender porqué hacer lo que no funciona. Estas elecciones a menudo enmascaran un miedo oculto de ser poderoso: temen que lo usaras mal, que la confianza te separará de todos o que despertarás la envidia de aquellos que están cerca de ti.

Gran parte de nuestro comportamiento ineficaz se aprende, como la ansiedad.

Si creces alrededor de personas ansiosas estarás ansioso por todo, hasta que te separes de la identificación con personas ansiosas y, como dije antes, el miedo de ir más allá de ellas.

La libertad es interesante en el momento que asumimos tareas importantes y comprometidas.

Tener un lugar que ocupar en la sociedad es fundamental. Los seres humanos, al cabo del tiempo, terminamos siendo aquello que ponemos en práctica. Si no hay tarea que realizar, uno no es nada ni nadie. Es cuando viene el vacío, perdemos el sentido de la vida, sentimos una sensación de inutilidad y puede que de frustración. Hay que crear una identidad propia.

La libertad adquiere sentido cuando tiene un propósito, un fin, cuando estamos al servicio de la causa.

Parte nº1

Si te ha gustado este artículo, compartenos!!!

RSS
Facebook
Facebook
Google+
https://blog.zhazz.com/psicologia/el-verdadero-alcance-de-la-libertad">
PINTEREST
PINTEREST
Instagram

Buscar pareja estable

Más artículos de Wellness

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.