Cómo sentirse más amado: consejos para una conexión profunda

Si hay algo que todos queremos, es sentirnos amados. Queremos sentirnos profundamente conectados con otras personas, plenamente vistos y apreciados por ellos y seguros en esas relaciones. Pero el caso es que podemos tener un millón de conocidos en nuestras Redes Sociales, pero si ninguna de nuestras conexiones se siente íntima y significativa, finalmente nos sentiremos solos.

Cómo sentirse más amado: consejos para una conexión profunda
Cómo sentirse más amado: consejos para una conexión profunda

De hecho, hay algunas investigaciones interesantes que muestran que tendemos a valorar las posesiones físicas menos cuando nos sentimos amados y aceptados por los demás, porque las relaciones pueden proporcionar una sensación de confort, seguro y protección. Verdaderamente son las cosas más valiosas en nuestras vidas.

Si quieres sentirte más querida, puedes encontrar estos consejos útiles:

1. Inicia conversaciones significativas.

El primer paso para sentirse más amado es crear relaciones cercanas, y eso comienza con entablar conversaciones significativas y comprometidas. Estas no necesariamente tienen que ser de naturaleza profunda y espiritual, solo necesitan ser honestas, auténticas y recíprocas.
Puedes iniciar este tipo de conversaciones con cualquier persona en casi cualquier momento simplemente preguntando por la otra persona, escuchando atentamente lo que tiene que decir, y luego encontrando un terreno común. Naturalmente, algunas personas permanecerán cerradas, pero vale la pena el riesgo de sentirte vulnerable para encontrar a los que no lo harán.

2. Da el regalo de tu presencia.

A menudo, cuando conversamos con personas, no estamos escuchando en plenitud; estamos formulando nuestra respuesta en nuestras cabezas y esperando nuestro turno para hablar. No solo estamos haciendo un flaco favor a la otra persona cuando hacemos esto; también nos estamos fallando a nosotros mismos.
Piensa en la última vez que realmente te abriste a alguien. Probablemente requirió que sintiera un nivel de comodidad y confianza, incluso si aún no conocía muy bien a esa persona. El acto de abrirse es en sí mismo es una ofrenda de amor, es una invitación a dejar entrar a alguien.
Al reconocer esto y darles la bienvenida al escuchar a otras personas, estamos, de hecho, recibiendo amor.

Buscas una pareja estable

3. Abre tu válvula de amor.

Al igual que una válvula cardíaca impide que la sangre fluya hacia atrás, nuestra válvula de amor podría bloquear el flujo de energía en nuestras interacciones. Esto generalmente sucede cuando nos atrapamos la cabeza, pensando, analizando y deseando más, en lugar de estar presentes y permitir un toma y daca natural.
Entre en el momento, quita la presión de la situación y evita las ganas de llenar los silencios con la charla. En su lugar, visualize la interacción como algo cíclico en tu naturaleza, donde hay un equilibrio entre compartir y escuchar, dar y recibir.
Cuando limpiamos el desorden mental y permitimos este tipo de flujo, en esencia, elegimos ser amor.

4. Cambia tus creencias sobre el mundo y el amor.

Cuando nos decimos las mismas cosas una y otra vez, terminamos creando una profecía autocumplida.
Si te dices a ti mismo que a la gente no le importa, pondrás esa energía en tu mundo y luego encontrarás fácilmente evidencia para respaldarla. Si te dices a ti mismo que nunca experimentarás el amor, crearás barreras mentales y luego lo repelerás subconscientemente.
Cuéntate una historia diferente: hay mucho amor en el mundo, hay mucho para todos, te lo mereces y viene a ti todos los días.

5. Da amor cuando tengas la tentación de juzgar.

En definitiva, así es como todos queremos ser amados: sin juicio, piedad o condescendencia. Comprométete a dar este tipo de amor, tanto en tus relaciones existentes como en las nuevas que pueda verse tentado a hacerlo.
Eso no significa que no debas seguir tus instintos cuando te sientas insegura con alguien. Simplemente significa que miras por debajo de la superficie, le das a la gente una oportunidad, y al hacerlo, creas el potencial de relaciones más significativas y de apoyo mutuo.
Haz la elección consciente de ser comprensiva y compasiva. Si bien obtener no es la intención de dar, es probable que establezcas el escenario para que  recibas la misma consideración a cambio.

6. Valora a las personas que siempre están.

A veces estamos tan atrapados buscando amor romántico que nos olvidamos de apreciar a los amigos y familiares que siempre están ahí, ofreciéndoles su apoyo.
Sé que podrías estar pensando que las amistades no son lo mismo que el afecto romántico.  Pero no atraemos el amor romántico en nuestras vidas centrándonos en lo que falta, atraemos compañeros potenciales irradiando amor.
Haz un inventario de todas las personas que te preocupan, es probable que hayan mucho más de lo que piensas.

7. Reconoce el amor que no estás dando.

Es mucho más fácil identificar lo que no estamos obteniendo que ser honestos con nosotros mismos acerca de lo que no estamos dando. Quizás deseas que la gente se interese por ti con más frecuencia. ¿Estás interesándote por ellos? Tal vez quieras que la gente te pregunte más sobre tu vida personal. ¿Les preguntas sobre ellos?
Da el tipo de amor que quieres recibir, da alabanza, fíjate en las pequeñas cosas, ofrece ayuda sin que te lo pidan.
No es cuestión que siempre seas el que da, si te sientes como una calle de sentido único constante, entonces podría ser el momento de revaluar esa relación. Pero en la mayoría de los casos, dar más libremente crea un ambiente de consideración y generosidad.

8. Reflexiona profundamente tus necesidades e intenciones.

A veces, cuando salimos a buscar amor, realmente estamos tratando de evitar darnos lo que necesitamos. Hay un dolor en nuestro pasado que no queremos reconocer, o hay un vacío interior que no queremos llenar por nuestra cuenta.
Si sientes un agujero en algún lugar adentro, observa detenidamente lo que podría haberlo causado. Sé lo suficientemente fuerte como para reconocer lo que tienes que hacer por ti, ya sea una conversación largamente atrasada con un miembro de tu familia, trabajar en tu autoestima o encontrar un sentido de propósito en la vida.
Todos merecemos sentirnos amados por las personas en nuestras vidas, pero primero debemos estar dispuestos y ser capaces de amarnos a nosotros mismos. Eso es lo que se necesita para sentirse profundamente conectado: sentirnos profundamente conectados con nosotros mismos y confiados en lo que podemos dar.

Más artículos de PSICOLOGÍA

Photo by Breno Bitencourt on Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.